Aire acondicionado

Controlar las condiciones térmicas que vienen determinadas por variables ambientales y variables individuales se hace cada vez más necesario para mejorar la calidad de vida. El equilibrio entre ellas determina la sensación térmica de nuestro cuerpo y el nivel de confort. Actualmente, el sistema más utilizado para controlar las variables ambientales son los sistemas de aire acondicionado. Controlar por completo la temperatura, la humedad y la ventilación y, además, cuidar el medio ambiente, se ha convertido en el mayor reto de las empresas de climatización.

La climatización es el proceso de tratamiento del aire en el que se controla simultáneamente su temperatura, humedad, limpieza y distribución para responder a las exigencias del espacio climatizado.

La tecnología Inverter se ha convertido en los últimos años en un éxito implementado en los acondicionadores de aire y bombas de calor. Con esta nueva tecnología, se consigue mejorar el rendimiento de equipos de climatización. El equipo  Inverter permite que el compresor en vez de parar, baje su régimen de funcionamiento, logrando de esta manera evitar los continuos arranques y paradas de los motores. La ventaja de este sistema es que se reduce el consumo eléctrico de la unidad, y mantiene la temperatura del lugar con menos variaciones sobre la temperatura solicitada.